Mujeres sin hacer, Arayn

“La Siempreviva es una planta vivaz que se cría entre rocas calizas, en los tejados, muros y minas. Tiene una roseta de hojas más o menos apiñadas, y del centro de la roseta, nace un tallo floral con hojas dispuestas imbricadamente. En su extremo brota un corimbo de flores rosadas con forma de estrella.”

DSC_3150_blog

Hoy hace casi un año. La playa era Sheridan y el agua nos llegaba a la cintura. Había tanto que contar que abríamos historias y olvidábamos cerrarlas con las prisas de bebernos 30 agostos, una de otra. Con esa habilidad tan femenina de moverse en el tiempo sin perder el sentido, viajamos por soles y lunas, y en la escala de una estrella le pregunté si posaría para un proyecto que me estaba creciendo dentro. Sí, claro, me dijo. Ni media vez lo pensó. Qué linda.

Así que sí. Fue la primera. Ya habéis visto sus fotos, pero no os había contado de ella porque entonces el proyecto era un crío aún sin dientes. Y hoy que es su cumpleaños, quiero contaros que ella es la única que puede colgar letreritos de Coelho en su Facebook sin que se me vaya la mano al revólver. La única que puede citarme a Ricardo Arjona. Contaros que no hay una cursi más culta ni más encantadora.

Y que, ahora en serio, es una auténtica Siempreviva.

Una plantita que en la fragilidad tiene su fuerza, que invoca al sol y él siempre le responde. Que sobrevive a cada embate del viento y de la lluvia con más luz, y la reparte como si le sobrara. 

Y que te quiero mucho.

Feliz Cumpleaños!

anara

 

 

Mujeres sin hacer Book Project

Mujeres sin hacer es un proyecto fotográfico y literario, creado para celebrar y redefinir la belleza femenina después de los cuarenta,  sin retoques quirúrgicos ni digitales.

Gracias por vuestro apoyo!

 

 

 

Vimeo

 

YouTube

 

 

Mujeres sin hacer, Anays

z

Llega el día. Y la hora. Está concertado y no puedes postergarlo.

Quieres hacerlo, quieres apoyar un proyecto con el que te sientes identificada. Quieres que crezca este movimiento y sabes que cuantas más seamos, más cerca estaremos de cambiar lo injusto, de reivindicar nuestro lugar en el mundo, el lugar que queremos y no el que otros escogieron por nosotras. Confías en que es posible y no quieres ser solo espectadora, sino protagonista.

Eso siente una parte de ti. Pero a la otra le crecen las dudas…

Mujeres sin fronteras

Viviana Margarita Jiménez  escribe en su blog Mujeres sin fronteras sobre el Proyecto Mujeres sin hacer.

El encanto de una mujer sin hacer:

“Mujeres sin hacer” en el blog “Mujeres sin fronteras”.

Estamos tejiendo el futuro. Gracias Viviana, un abrazo!

Buenas tardes Anays

“23/02/2014 16:17 Buenas tardes Anays… Sigo tus proyectos desde que publicaste el post de Aimee Diaz, hermana de una amiga de la Universidad, y desde entonces no me pierdo tu obra… De veras te felicito, es bellísimo lo que haces con la cámara, la palabra y los sentidos! Captas la esencia del ser de una manera que si no fuera real, te diría que es mágica.
Lo terapéutico de tu obra es uno de sus valores. Entre tantas malas noticias en TV, en la vida diaria e incluso en Facebook, cuando uno se sumerge en tu arte es como si la memoria mutara hacia un estado superior… O tal vez lo hace el corazón, como define esta frase tuya que conservo: “La libertad no es la ausencia de una tiranía política, ni tiene nada que ver con el estado civil, ni con la independencia económica. La libertad es un estado más profundo del pensamiento, un par de alas en el corazón”.
¡Tiene un mérito inmenso tu obra! ¡Gracias por embellecer la vida de tod@s con tu arte!
Ten un lindo domingo y mucho éxito!!!”

Isabel Ochoa sobre Mujeres sin hacer.

Temas de Mujer

Las diez de la mañana y ya regresando de una entrevista, ha empezado pronto y bien este viernes! He estado con Vilma Petrash, en su programa Temas de Mujer, del canal 17, WLRN. Ha sido una conversación serena e inteligente, con una mujer serena e inteligente, o sea, un lujo! Hemos hablado sobre mi proyecto “Mujeres sin hacer”, y sobre varias de sus aristas, porque este proyecto no es únicamente fotográfico, es alumbrar un rincón del alma femenina que la sociedad no nos deja ver, es un ejercicio de liberación, una botella al mar.